English Version
Print-Friendly
Bookmarks

Pilas de botón

Tragarse pilas

Las baterías o pilas de botón son pequeñas, redondas y usualmente se utilizan como fuente de energía para relojes y audífonos. Los niños a menudo ingieren estas pilas accidentalmente o se las introducen por la nariz hasta el fondo, por donde pueden ser posteriormente inhaladas.

Esto es únicamente para información y no para el uso en el tratamiento o manejo de una exposición real a tóxicos. Si usted experimenta una exposición, debe llamar al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) a la línea 1-800-222-1222.

Dónde se encuentra

  • Calculadoras
  • Cámaras
  • Audífonos
  • Linternas de bolsillo
  • Relojes

Síntomas

Si la persona se introduce la pila por la nariz hasta el fondo y la inhala, se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Problemas respiratorios
  • Tos
  • Neumonía (si la pila pasa inadvertida)
  • Posible insuficiencia respiratoria total

Tragarse una pila puede no causar ningún síntoma en absoluto, pero si ésta se atranca en el esófago o el estómago, se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Heces con sangre
  • Colapso cardiopulmonar (shock)
  • Dolor torácico
  • Inflamación gastrointestinal
  • Perforación en el esófago
  • Náuseas
  • Sabor metálico
  • Vómitos (posiblemente con sangre)

Cuidados en el hogar

Busque ayuda médica inmediata y NO le provoque el vómito a la persona, a menos que así lo indique el Centro de Toxicología o un profesional de la salud.

Antes de llamar a emergencias

Determine la siguiente información:

  • Edad, peso y estado del paciente
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida

Centro de Toxicología

Se puede llamar al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) al 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. No tiene que ser necesariamente una emergencia; puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Ver: Número de emergencia del Centro de Toxicología

Igualmente, puede llamar a la línea 202-625-3333 de la National Button Battery Ingestion Hotline.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

El médico medirá y vigilará los signos vitales, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán en la forma apropiada. Usted puede recibir:

  • Radiografía para localizar la pila
  • Laringoscopia directa o cirugía inmediata si la pila ha sido inhalada y está causando una obstrucción de las vías aéreas potencialmente mortal
  • ECG (rastreo cardíaco) para casos más serios
  • Endoscopia para retirar la pila si ha sido ingerida y aún permanece en el estómago o en el esófago
  • Extracción de la pila de inmediato por medio de una broncoscopia si ésta ha sido inhalada hacia los pulmones

Si la pila ha pasado a través del estómago al intestino delgado, el tratamiento normal es verificar a través de una radiografía en uno o dos días para constatar que la pila se esté desplazando a través del tubo digestivo.

Luego, se le debe hacer un seguimiento a la pila con radiografías hasta que salga en las heces. Si se presenta cualquier síntoma, puede significar que la pila se ha devuelto hacia el estómago y se tiene que retirar con un endoscopio.

Expectativas (pronóstico)

Su pronóstico depende del tipo de pila ingerido y de la prontitud con que se recibe el tratamiento. Cuanto más rápido reciba ayuda médica, mayor será la probabilidad de recuperación.

Sin embargo, la mayoría de las pilas que son ingeridas pasan a través del tubo digestivo sin causar ningún daño serio.

Referencias

Litovitz T, Whitaker N, Clark L, White NC, Marsolek M: Emerging battery ingestion hazard: Clinical implications. Pediatrics. 2010;125(6): 1168-1177. epub 24 May 2010.

Mahajan PV. Heavy metal intoxication. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2007:chap 708.

Munter DW. Esophageal foreign bodies. In: Roberts JR, Hedges JR, eds. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2009:chap 39.

Volver arriba

           

          Actualizado: 1/24/2014

          Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

          La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
          adam.com

           
           
           

           

           

          Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Fire Fox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.